Manantial de aguas minerales en Wysowa-Zdrój

Se ha añadido al planificador
Se ha borrado del planificador
Wysowa-Zdrój
Wysowa-Zdrój es un pueblo situado en el valle de Ropa. Se formó a mediados del siglo XIV como un sitio de curación y ahora es un lugar perfecto del que podemos partir a nuestras excursiones a pie, en bici o en caballo y así explorar Beskid Niski (sobre todo su parte occidental).
Justo en la entrada al pueblo, se ve la iglesia de madera bajo la advocación de la Virgen María Asunta, construida a principios del siglo XX con miras a los bañistas. Que Wysowa-Zdrój es un pueblo multicultural, podemos notarlo por la clásica iglesia ortodoxa de los lemkos bajo la advocación del santo Miguel del año 1779. Mientras, en un pendiente de la montaña Jawor, se encuentra Święta Góra Jawor – el sitio de peregrinaciones, dos veces al año visitado por los creyentes ortodoxos y bizantinos católicos.
A los pies de la cordillera Jaworzynka y Kozie Żebro está la parte de curaciones de Wysowa-Zdrój. Aquí, a lo largo de un arroyo pequeño se extiende el parque manantial de fines del siglo XIX. En el parque hay un reconstruido manantial de aguas minerales (de principios del siglo XX) que ofrece las aguas con mucho contenido de bicarbonato, cloruro y sodio que vienen de las fuentes llamadas “Aleksander” y “Franciszek”.
Los aficionados de atracciones, encontrarán aquí un parque de cuerdas, un parque acuático, también un establo “Jaśminowy Raj” y una caballeriza “Osława”. En el pueblo podemos alojarnos en: granjas agroturísticas (“Julia”, “Słoneczko”), casas de huéspedes (“Anna-Maria”, “Zacisze”) o en habitaciones de los invitados (“U Sylwestra” , “Ramis” , “Paula” ). Para probar la comida regional nos invita la taberna “Gościnna Chata”.

Para probar las locales aguas minerales y aprovechar de sus beneficiosos atributos, vayámonos al parque manantial. Aquí, entre los viejos árboles y bellos macizos, está un pabellón de madera con porches soportados a los adornados pilares. El manantial del año 2006, cubierto por el tejado inclinado con un campanil, es una reconstrucción de otro manantial de principios del siglo XX, quemado hace 50 años. Los bañistas en la mayoría toman las aguas con mucha mineralización que vienen de las fuentes “Aleksander” y “Franciszek” - con mucho contenido de bicarbonato, cloruro y sodio.

Lugares cercanos